Impresiones. Chile. Julio 1997
ALFONSO SOLDEVILA

1. El mapamundi al reves.
El hecho de dibujar el mapamundi y el mapa de Chile al revés, en un libro editado por la Escuela de Valparaíso, es sorprendente y, sin embargo, es lógico, ya que en la parte superior es donde hace mas frío y donde se halla la arquitectura más similar a la del norte de Europa. Cuentan que los primeros españoles que construyeron allí colocaban las casas al revés, es decir, orientaban las estancias principales al sur para tener sol, sin embargo, el sol llegaba por la parte opuesta.
2. La chapa de Valparaíso.
Las casas de la ciudad están revestidas de chapa ondulada, colocada verticalmente. Esto se debe a que los barcos procedentes de Europa necesitaban lastre para pasar por el Cabo de Hornos, y quedaban en Valparaíso para distintas utilizaciones.
El aspecto es de una ciudad construida en seco, con unas posibilidades de transformación formal muy interesantes. La implantación de viviendas en los cerros es muy espontánea y pensada para tener buena orientación y buenas vistas.
3. Los funiculares de construcción casera.
Valparaíso es una ciudad tridimensional que, para alcanzar las cotas altas, dispone de más de diez funiculares, con lo cual convierte las partes altas en privilegiadas, y con un transporte de bajo costo que permite ir del puerto a las partes elevadas de la ciudad varias veces al día.
Los funiculares son muy poco sofisticados, con unas condiciones de seguridad aparentes, muy bajas, por esta razón los llamamos de construcción casera. Sin embargo, son tanto o más seguros que los europeos, puesto que la velocidad es muy lenta, el único inconveniente podría ser los segundos de más que tardan en hacer el recorrido, lo cual es favorable, porque permite una contemplación mejor del paisaje y de la ciudad.